1. Reforzar las tareas académicas como la lectura y la literatura.
  2. Actualizar al niño en materias como el lenguaje, el arte y la historia.
  3. Ayudar en la socialización de los niños, principalmente a los que tienen dificultad para comunicarse.
  4. Mejorar la concentración y la atención de los niños.
  5. Transmitir e inculcar valores.
  6. Promover que los niños reflexionen.
  7. Fomentar el uso de los sentidos de los niños.
  8. Motivar el ejercicio del pensamiento.
  9. Estimular la creatividad y la imaginación.
  10. Hacer que los niños se sientan más seguros.