Las clases de danza contemporánea ayudan a mejorar la vida, tanto a nivel físico como a nivel emocional y mental. De acuerdo a un estudio reciente realizado en la Universidad de Wolverhampton en el Reino Unido, las personas pueden experimentar mejoras en su estado de ánimo inmediatamente después de tomar una clase de danza contemporánea.

  • Te mantiene en contacto con tus emociones y permite canalizarlas

Aunque creamos conocernos bien, siempre hay una parte de nosotros y de esas emociones que nos componen que mantenemos ocultas y limitadas. La danza contemporánea te ayudará a liberar esas cargas emocionales que viven encerradas en ti, a reconocerlas, valorarlas y sobre todo, dejar de huir de ellas, permitirles fluir y asumirlas como parte de lo que eres.

  • Equilibrio ente mente, cuerpo y alma

El mundo laboral, la rutina y el ritmo moderno nos llevan a desconectar los tres pilares fundamentales de la existencia, que son mente, cuerpo y alma, convirtiéndonos en seres que separan sus vivencias entre lo racional y lo emocional, cuando todas estas visiones deberían estar integradas. La danza contemporánea te ayudará a que este trío fundamental trabaje como un todo, alineado de manera equitativa.

  • Fortalece autoestima y permite conocer mejor tu cuerpo

Practicar danza contemporánea permitirá que aprendas a conocer tu cuerpo, tus límites y también a romperlos por ti misma. Las emociones te movilizarán y le darán la posibilidad de expresarse a tus distintas extremidades, de hablar ese lenguaje que sólo tu cuerpo conoce y sobre todo, de dejar tus inseguridades atrás. Este tipo de baile te otorga la valiosa oportunidad de liberarte de esas debilidades y limitaciones que tú misma te has auto impuesto.

  • Ayuda a eliminar el estrés

La danza contemporánea, al fortalecer el auto conocimiento, te ayudará a identificar y a conectarte con tus estados de estrés y ansiedad, aprender a reconocerlos y por tanto, a eliminarlos de tu cuerpo. Eso es lo mejor de la danza contemporánea, que no sólo implica el movimiento del cuerpo, sino que también de las emociones, para sacarlas de su estancamiento.

  • Mejora la condición física y la resistencia

La danza contemporánea, al ser una disciplina que trabaja con la intensidad de las emociones y las materializa, requiere de un cuerpo fuerte y capaz de adaptarse a los movimientos del alma. Por eso, si haces de este tipo de baile tu profesión, notarás como tu físico se fortalece, se adapta mejor a situaciones de incomodidad y adquiere mayor resistencia.