Beneficios del Karate

Estimula a la persona a ir más allá de sus propias limitaciones y a alcanzar sus metas.

Transmite valores como la perseverancia, el autocontrol y la responsabilidad.

Combina disciplina, coordinación, agilidad y habilidad mental.

El Karate es una de las artes marciales más antiguas. Su origen se remonta a la isla de Okinawa, en Japón, y el significado literal de la palabra ‘Karate’ es ‘el camino de la mano vacía’, ya que sus practicantes no utilizan armas para la lucha, tan solo sus propias manos y pies.

Las técnicas de este arte marcial se basan en la gran tradición filosófica y espiritual del Bushido, que busca la armonía espiritual y física, mediante un entrenamiento muy riguroso.

Pero también incluye principios del budismo zen y del sintoísmo. De hecho, se trata de un entrenamiento muy completo porque demanda mucha disciplina, coordinación, agilidad y habilidad mental.

Además, al contrario de lo que la mayoría de las personas piensa, el Karate no es un entrenamiento competitivo ni agresivo, pues en realidad lo que busca es la superación personal, y estimula a la persona a ir más allá de sus propias limitaciones y a alcanzar sus metas.

Por supuesto, también es un método de defensa personal, puesto que desarrolla los reflejos, la flexibilidad y las habilidades físicas, ayudando a combatir los malos hábitos y la obesidad.

Sin duda, las descritas son razones más que suficientes para motivar a los niños a aprender este deporte, aunque el Karate reporta muchos otros beneficios para el desarrollo infantil.