1. PUNTUALIDAD

Llegar puntual a clase es uno de los elementos más importantes para un bailarín. No se trata de llegar justo al inicio de la clase, sino que es recomendable llegar mínimo 15 minutos antes y aprovechar el tiempo para calentar un poco, hacer ejercicios de estiramiento, o incluso prepararte mentalmente para rendir.

2. ORDEN

Al llegar, asegúrate de mantener tus pertenencias en su lugar, sin que estorben en el salón. Si las dejas en un vestidor, mantenlas cerradas, si están dentro del aula, vigílalas.

3. UNIFORME

Sin importar el género de danza que practiques, es importante la vestimenta que uses. Si llevas uniforme, asegúrate de respetarlo y mantenerlo siempre en buenas condiciones. Si no tienes un código de vestimenta tan estricto, ten en cuenta llevar ropa cómoda y apropiada.

4. PROHIBIDO EL USO DE CELULAR

Nunca llegues a clase con el móvil encendido o asegúrate de ponerlo en vibrador. No solo es una distracción, sino una falta de respeto hacia el maestro y su clase.

5. SILENCIO

Cuando el maestro esté dando una corrección, dicte algún ejercicio o haga algún comentario, asegúrate de guardar silencio y no interrumpir.

6. DISCIPLINA

Si no estás en ensayos, pero te gustaría quedarte a observar ten en cuenta dos cosas: pide permiso al maestro y busca un lugar en donde no obstruyas ni distraigas.

7. PUNTUALIDAD

Si por alguna razón llegas tarde a clase, pide siempre permiso para entrar. Lo mismo al terminarse la clase. Si te sientes mal o debes abandonar la clase, no te vayas sin antes pedir permiso al maestro y hacerle saber que te irás.

8. RESPETO

Cuando termines un ejercicio ten siempre en cuenta que debes cruzar el salón por detrás, ¡nunca frente al espejo! Y para las clases en barra, específicamente ballet, recuerda que para cambiar de lado, debes voltear por adentro, girar tu cuerpo hacia la barra.

9. PROHIBIDO EL USO DE CHICLE

Cualquier estilo de danza requiere un gran esfuerzo físico, por lo cual es muy peligroso mascar chicle mientras bailas. ¡No lo hagas!

10. TERMINACIÓN DE LA RUTINA

Cuando te dicten cualquier combinación, siempre termínala de una forma u otra. También, sigue bailando hasta que el maestro te pare.

Sin duda, la danza es una actividad que te libera y te ayuda a expresar tus emociones y pensamientos; pero también es una disciplina y es por esto que conlleva reglas y maneras de comportamiento. Seguir estos simples consejos te asegurará el mejoramiento en tu técnica y te ayudará a disfrutar aún más de tus clases. Recuerda que ser un bailarín respetuoso y disciplinado te llevará lejos.