El contorsionismo es la práctica de diversos ejercicios (o contorsiones) en los que personas con gran elasticidad y/o flexibilidad (contorsionistas) adoptan ciertas posturas de enorme dificultad y prácticamente imposibles para la gran mayoría de las personas; la esencia de estas posturas radica fundamentalmente en doblar las articulaciones en sentido inverso con facilidad o bien prolongar el margen dinámico del movimiento natural en ellas.

La práctica del contorsionismo constituye un espectáculo ampliamente reconocido y admirado en todo el mundo. Desde la antigüedad, ha perdurado hasta nuestros días encontrándose contorsionistas en la mayoría de los circos que aún recorren el mundo. A medida que se ha ido consolidando Internet como punto de encuentro, son muchas las personas nunca iniciadas que osan probar su flexibilidad o intercambian experiencias en diversos foros, por lo que cabe pensar que el contorsionismo perdurará en el futuro.